Solomon Kane, una serie B que invita a la reflexión


Primero pongámonos en contexto. Solomon Kane, estrenada el pasado uno de enero y basada en la obra del mismo nombre del creador de Conan Robert E. Howard, es considerada una película de serie B mayor ya que sus cerca de 40 millones de presupuesto y distribución mundial la sitúan lejos de los números de las b movies actuales, aunque sigue siendo una cifra infinitamente menor. Por otro lado tenemos grandes producciones como Avatar cuyo montante, 500 millones de dólares, y elenco a nivel de reparto, Sigourney Weaver o Michelle Rodríguez, hacen que juegue en otra liga. Pero el debate surge cuando la crítica valora ambas películas de modo que la primera gana en el terreno de lo que conocemos como cine clásico, historia y guión, y la segunda por el puro espectáculo, efectos y producción. Así pues, comencemos.

Las creaciones de clase B siempre han sido tachadas de ‘cutres’, si en algún momento las cintas necesitaban efectos especiales estos eran elaborados de forma manual para salir del paso y, aunque ahora la tecnología pone las cosas un poco más fáciles, sigue teniendo ese punto ridículo. Rara vez la crítica ha intentado ver más allá, pero largometrajes como El Hombre con Rayos X en los ojos demuestran que es posible un buen resultado para especialistas y público en general más allá del dinero invertido (recordemos el modo en que la cámara nos situaba en pleno ojo de James Xavier al ver a los que le rodeaban). Pero esto es excepcional, aunque las buenas películas de bajo presupuesto no lo sean tanto.

En el otro lado tenemos Hollywood, con todo lo bueno y lo malo que representa. La mayor factoría de sueños es, sin embargo, una de las fuentes de riqueza más importante y, en la mayoría de los casos, provoca que las productoras antepongan el máximo beneficio a la calidad de sus cintas. Y aquí surge Avatar, la película más cara de la historia, cuya realización ha costado 15 largos años hasta que se ha tenido la tecnología suficiente. Su director, James Cameron, logró en 1997 revolucionar el mundo del cine con los efectos especiales de Titanic y ganando nada menos que 11 Óscar, algo insólito. Ahora ha vuelto a conseguirlo, una historia convencional centrada en el amor de dos seres completamente diferentes, ya lo hizo con Leonardo DiCaprio y Kate Winslet en el papel de pobre y rica, rodeados del mayor espectáculo visual en tres dimensiones jamás visto. Sólo le falta el reconocimiento de la crítica… Pero parece que se tendrá que conformar con el Óscar a los mejores efectos especiales salvo sorpresa.

Avatar es alabada por el gran público, que parece renunciar a una buena historia con tal de ver el espectáculo visual que nos ofrece Pandora. Salomon Kane tiene un gran protagonista, un héroe puritano y sanguinario, un interesante guión y peleas espectaculares pero de gráficos deficientes, algo que no parece soportar el espectador. Al final la segunda pasará desapercibida en taquilla y los encargados de la producción, compartida entre Reino Unido, Francia y República Checa, la verán como un fracaso relativo. Por su parte la cinta de James Cameron se escribirá con pluma de oro en las listas de películas más taquilleras pero el tiempo, como pasó con Titanic, la hará caer en un relativo olvido. Y esto es porque la calidad de los efectos especiales, como la belleza, es caduca así que lo único que quedará es la historia, y esta flaquea.

Al final esta reflexión es sólo una llamada de socorro, un intento de abrir los ojos a un cine diferente, menos llamativo, pero en el que podemos encontrar grandes nombres. En marzo de 2010 se estrenará el remake de la aclamada Furia de Titanes, cuyo tráiler deja ver las similitudes con su predecesora en este vídeo. Entonces veremos si el dinero puede superar a una de las películas más creativas de la historia. Que los Dioses decidan.

Anuncios

~ por rulankas en enero 5, 2010.

6 comentarios to “Solomon Kane, una serie B que invita a la reflexión”

  1. El cartel de esta peli está por todos lados!

  2. Si vas a alabar la película hazlo por la banda sonora, pero si crees que un guión como ese es digno de exaltar por encima del de Avatar abandona el blog. El protagonista es Van Helsing sin llegar a estar tan bueno como Hugh Jackman y el desarrollo de la película igual de previsible. Al menos Avatar tiene buenos actores.

    • Supongo por lo que dices que has visto la película y has leído las convenientes críticas en Internet. Me alegro que leas el trabajo de otros, así que espero que conozcas la obra en la que está basada. Si es previsible lo es el cómic, así que entonces deberíamos criticar a Robert Howard y su trabajo.
      Simplemente por la historia es mil veces más interesante que Avatar.

  3. Describía muy bien Fernando Savater lo que significaban estas novelas Pulp de principios de siglo de autores como el escritor de Solomon Kane. Nos ofrecían un héroe trágico, un villano, un hombre.

    Pero lo que más me atraía a mí, era ese autor maldito que decidió quitarse la vida por no ver morir a su madre.

    Una historia inolvidable.

    • Para bien o para mal, muchas veces la realidad supera a la ficción y, en este caso, a su creador. Esa etiqueta de ‘autor maldito’ le acompañará siempre.

      ¡Gracias por tu acertado comentario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s