El 2×1 de Godfrey Ho


Godfrey Ho

Aunque la figura de Ho se ha visto rodeada continuamente de polémica su reconocimiento como director siempre ha estado presente, aunque sólo sea por su originalidad. De su centenar de películas rodadas, de las cuales muchas se desconoce su participación real, prácticamente la mitad versan sobre historias ninjas disparatadas en las que acróbatas, secuestros, curiosos chefs y luchadores de diversas nacionalidades se daban cita. Un auténtico refrito de luchas orientales de éxito abrumador.

Y nunca mejor dicho ya que una de las marcas de Ho siempre fue el famoso ‘copy-paste’ que utilizó en la mayoría de sus películas. Puede parecer complicado pero ni mucho menos, su fórmula consistía en utilizar las escenas de dos o tres rodajes para conseguir elaborar el doble de películas eligiendo escenas de cada uno de ellos para luego juntarlas en edición. Cierto es que las cintas carecían en muchas ocasiones de sentido pero es evidente que el beneficio era máximo para la productora, y he aquí el problema. Los actores no veían reflejado en sus honorarios este ‘trabajo’ extra, cobrando sólo por la participación en una película, lo que le supuso enemistad con la mayoría de ellos y con un Richard Harrison que se convirtió, muy a su pesar, en el icono del cineasta.

Sin embargo la trayectoria de Godfrey Ho destaca por sus éxitos, empezando por sus fáciles inicios. Tras regresar de sus estudios en Canadá a su Hong Kong natal pronto fue fichado por los estudios Shaw Brothers para, con tan sólo 20 años, dirigir su primera película en 1973 titulada El Ninja Ardiente. A partir de entonces los títulos de renombre fueron siguiendo con metrajes como El Héroe Invencible, Zombie vs Ninja y, la que es probablemente su obra maestra, Ninja Strike Force. Su obra se vendía en todo el mundo pero con la década de los 90 el éxito de las películas sobre ninjas descendió de forma notable por lo que Ho se vio obligado a rodar cintas como Catman in Lethal Track, aprovechando el tirón del Batman de Tim Burton, carentes del encanto de sus antiguos trabajos. Por ello en 2000 decidió dejar su labor como director tras grabar Manhattan Chase.

Así es el icono de la serie B del continente asiático. Su última entrevista concedida refleja la personalidad del director, divertido y sin complejos, como lo eran sus películas. Su labor pasa ahora por la enseñanza en la Academia de cine de Hong Kong ya que, por muy irrisorias que puedan parecer sus películas, el número de adeptos y su singularidad las convierten en referencias de la historia del cine. Para los no iniciados en la religión Ho, el llamado Ed Wood chino, aquí tienen un curioso remix de la reconocida Ninja Kill:

Anuncios

~ por rulankas en diciembre 29, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s